lunes, 31 de octubre de 2016

Santo Evangelio 31 de Octubre 2016


Día litúrgico: Lunes XXXI del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 14,12-14): En aquel tiempo, Jesús dijo también a aquel hombre principal de los fariseos que le había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa. Cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos; y serás dichoso, porque no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los justos».

«Cuando des un banquete, llama a los pobres, (...) porque no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los justos»
Fr. Austin Chukwuemeka IHEKWEME 
(Ikenanzizi, Nigeria)


Hoy, el Señor nos enseña el verdadero sentido de la generosidad cristiana: el darse a los demás. «Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa» (Lc 14,12).

El cristiano se mueve en el mundo como una persona corriente; pero el fundamento del trato con sus semejantes no puede ser ni la recompensa humana ni la vanagloria; debe buscar ante todo la gloria de Dios, sin pretender otra recompensa que la del Cielo. «Al contrario, cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos; y serás dichoso, porque no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los justos» (Lc 14,13-14).

El Señor nos invita a darnos incondicionalmente a todos los hombres, movidos solamente por amor a Dios y al prójimo por el Señor. «Si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a los pecadores para recibir lo correspondiente» (Lc 6,34).

Esto es así porque el Señor nos ayuda a entender que si nos damos generosamente, sin esperar nada a cambio, Dios nos pagará con una gran recompensa y nos hará sus hijos predilectos. Por esto, Jesús nos dice: «Más bien, amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar nada a cambio; y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo» (Lc 6,35).

Pidamos a la Virgen la generosidad de saber huir de cualquier tendencia al egoísmo, como su Hijo. «Egoísta. —Tú, siempre a “lo tuyo”. —Pareces incapaz de sentir la fraternidad de Cristo: en los demás, no ves hermanos; ves peldaños (...)» (San Josemaría).

© evangeli.net M&M Euroeditors | 

Halloween - Juego inocente o peligroso espiritismo infantil?


El P. Aldo Buonaiuto, autor de "Halloween. El truco del diablo"

¿Halloween es una fiesta inocente y sin consecuencias, o es peligrosa? Un exorcista responde

Una imagen típica de Hallowen
¿Halloween es una fiesta inocente y sin consecuencias, o es peligrosa? Un exorcista responde

Hallowen se impone año tras año en América y Europa, fundamentalmente, como una fiesta cuasi infantil e inocua. Pero, ¿realmente es inocente? Un exorcista italiano alerta en la agencia Aciprensa de lo que hay detrás de ella, y de sus consecuencias.

La fiesta del dios de las tinieblas
"Es la gran fiesta del mundo de lo oculto, el año nuevo de los satanistas, es la fiesta de este dios de las tinieblas”, declaró al canal de televisión italiano TV 2000 el P. Aldo Buonaiuto, sacerdote exorcista y autor del libro “Halloween. El truco del diablo”.

El sentido de la fiesta de Todos los Santos
El presbítero dijo ante cámaras que es importante comprender la institución que se dio de la fiesta de Todos los Santos para el 1 de noviembre, ya que fue el Papa Gregorio IV alrededor del año 834 quien la trasladó del 13 de mayo a esta fecha, justamente para detener la tradición que llegaba de Irlanda y que adora el mundo de las tinieblas y de los muertos.

Halloween, una fiesta macabra
Asimismo destacó que hoy todo viene relativizado, unido a lo macabro, la violencia, el horror, la sangre y a modo de juego.

“En las escuelas yo escucho a distintos padres que nos hablan de niños que están horrorizados y tienen pesadillas de noche y otros niños que no entienden más la diferencia entre la vida y la muerte”, lamentó el P. Buonaiuto.

Un libro para prevenir los peligros...
En declaraciones a Interris.it, el P. Buonaiuto  dijo el libro busca “para informar, educar y prevenir los peligros, un subsidio para los padres y los educadores, para los catequistas y para los sacerdotes, así como para los chicos, de manera que exista conciencia sobre los significados de los símbolos del oculto y satánicos de este carnaval del horror, que no debe ser trivializado”.

El sentido del "truco"
Sobre la tradición del “dulce o truco” que mencionan los niños al pedir caramelos de casa en casa en Halloween, advirtió que “esconde algo mucho más serio y preocupante de lo que hace ver a las apariencias. En el antiguo culto pagano de los druidas, ‘trick or treat’, significaba la ‘maldición o sacrificio’: la obligación de ofrecer regalos a los sacerdotes del dios de la muerte, para evitar venganzas del más allá”.

Profanar el sentido de la muerte
“A través de está conocida moda festiva, se difunde el placer por el horror como normal, la seducción de lo macabro, la atracción por la muerte más que por la vida. Está profanando el significado de la muerte. Como escribí en el libro, el truco del diablo, es un dulce mortal para el alma”.



El interés comercial de una fiesta tétrica
Por otro lado, también criticó el aspecto comercial de este evento, muy seguido por los jóvenes. “En Europa, los ingresos de la ‘Noche de brujas’ superan los 400 millones de euros”, señaló.

Una visión materialista de la vida
“Se trata de un fenómeno dañino, en el plano social, antropológico y cultural: una propuesta de valores negativos, vinculados a una visión materialista y utilitarista de la vida y el placer. Y es una profanación de la verdadera fiesta, cristiana, del culto a los Santos, de la devoción por hombres y mujeres que han tratado de imitar el ejemplo perfecto de Jesús en el amor al prójimo y en el respeto a los mandamientos divinos”.

Un experto antisectas
El sacerdote exorcista Aldo Buonaiuto es antropólogo, demonólogo y coordinador del Servicio Anti-Sectas de la Comunidad Papa Juan XXIII. Estudió filosofía y teología en el Pontificio Ateneo “San Anselmo” (Roma) y antropología teológica en el Pontificio Ateneo Teresianum (Roma).

domingo, 30 de octubre de 2016

Santo Evangelio 30 de Octubre 2016


Día litúrgico: Domingo XXXI (C) del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 19,1-10): En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». 

El bajó en seguida, y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor: «Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más». Jesús le contestó: «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

«Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa»
Rev. D. Joaquim MESEGUER García 
(Sant Quirze del Vallès, Barcelona, España)


Hoy, la narración evangélica parece como el cumplimiento de la parábola del fariseo y el publicano (cf. Lc 18,9-14). Humilde y sincero de corazón, el publicano oraba en su interior: «Oh Dios, ten compasión de mí, que soy un pecador» (Lc 18,13); y hoy contemplamos cómo Jesucristo perdona y rehabilita a Zaqueo, el jefe de publicanos de Jericó, un hombre rico e influyente, pero odiado y despreciado por sus vecinos, que se sentían extorsionados por él: «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa» (Lc 19,5). El perdón divino lleva a Zaqueo a convertirse; he aquí una de las originalidades del Evangelio: el perdón de Dios es gratuito; no es tanto por causa de nuestra conversión que Dios nos perdona, sino que sucede al revés: la misericordia de Dios nos mueve al agradecimiento y a dar una respuesta.

Como en aquella ocasión Jesús, en su camino a Jerusalén, pasaba por Jericó. Hoy y cada día, Jesús pasa por nuestra vida y nos llama por nuestro nombre. Zaqueo no había visto nunca a Jesús, había oído hablar de Él y sentía curiosidad por saber quién era aquel maestro tan célebre. Jesús, en cambio, sí conocía a Zaqueo y las miserias de su vida. Jesús sabía cómo se había enriquecido y cómo era odiado y marginado por sus convecinos; por eso, pasó por Jericó para sacarle de ese pozo: «El Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido» (Lc 19,10). 

El encuentro del Maestro con el publicano cambió radicalmente la vida de este último. Después de haber oído el Evangelio, piensa en la oportunidad que Dios te brinda hoy y que tú no debes desaprovechar: Jesucristo pasa por tu vida y te llama por tu nombre, porque te ama y quiere salvarte, ¿en qué pozo estás atrapado? Así como Zaqueo subió a un árbol para ver a Jesús, sube tú ahora con Jesús al árbol de la cruz y sabrás quien es Él, conocerás la inmensidad de su amor, ya que «elige a un jefe de publicanos: ¿quién desesperará de sí mismo cuando éste alcanza la gracia?» (San Ambrosio).

© evangeli.net M&M Euroeditors | 

Antonia dell Atte dice que tras su enfermedad «mi fe quedó reforzada; perdoné a los que me dañaron»

Famosa modelo de Armani, ahora retirada de las pasarelas
Antonia dell Atte dice que tras su enfermedad «mi fe quedó reforzada; perdoné a los que me dañaron»

Antonia dell Atte dice que tras su enfermedad «mi fe quedó reforzada; perdoné a los que me dañaron»


Antonia Dell Atte


Sorprendentes declaraciones de Antonia Dell´Atte en ¡HOLA! tras superar su grave enfermedad: "Mi fe quedó reforzada hasta el extremo de recibir el Sacramento de la Confirmación… Ahora sólo me queda casarme".



Antonia Dell’Atte, exmujer del famoso Conde Lequio y muy conocida por haber sido modelo de Armani, habitual del famoseo, las revistas del corazón y los platós de televisión, ha sorprendido con sus últimas declaraciones concedidas a la revista ¡HOLA!

Dell’Atte ha mostrado su lado más íntimo y espiritual en las páginas de papel cuché contando cómo le ha marcado su grave enfermedad detectada en 2012.

"Recé como jamás lo había hecho"
La famosa modelo tuvo que enfrentarse a un “hipertiroidismo galopante” que desembocó en una inflamación muy grave de la córnea. “Recé como jamás lo había hecho, y soy de rezar cada día y de llevar un rosario en mi bolsillo”, dijo en ¡HOLA!

Recibir el Sacramento de la Confirmación
Superada la enfermedad, “mi fe quedó reforzada hasta el extremo de recibir el Sacramento de la Confirmación… Ahora sólo me queda casarme”.

Un camino espiritual... y el perdón a los que le hicieron daño
“Siempre he sido una persona creyente, pero en los últimos años he hecho un gran camino espiritual. Cuando estuve enferma pensaba que iba a morirme sin haber perdonado a todas las personas que me hicieron daño, sin haber podido devolver todo lo que la vida me ha dado… y hasta sin haberme casado por la Iglesia”.

En paz, enamorada y boda por la Iglesia
Dell’Atte señala que después de 25 años soltera vuelve a estar "enamorada" y dispuesta a cumplir su mayor deseo: “casarse por la Iglesia”. 

"Es la primera vez que hablo de esto y no es un juego para mí. Llevaré un traje no muy blanco y no quiero regalos. Va a ser increíble", cuenta.

Una nueva ilusión
Antonia ha reconocido que tiene una nueva ilusión y que va a dar un paso más porque está “mejor que nunca, en paz, sana, ilusionada, muy agradecida y con grandes planes de vida”.

Atrás quedan los difíciles momentos 
Firmada la paz ya hace años con Alessandro Lequio; su exmarido, y con su hijo Clemente, ya independizado, a la antigua modelo de Armani le ilusiona iniciar una nueva etapa tras realizar un camino espiritual que le ha posibilitado perdonar a los que le hicieron daño y retomar su fe católica recibida en la familia. 

Recrear el pasado en la viña de sus padres 
“Cuando era pequeña me levantaba a las cuatro de la mañana para trabajar en la viña de mis padres. Me encantaba vendimiar y se me daba bien, hasta que un día pensé que era demasiado guapa y que había que conocer otros mundos… Entonces me descubrió Armani. De la viña a las mejores pasarelas. Más de treinta años después de aquellas vivencias, ha sido increíble volver a cortar uva en un paraíso como éste”.
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba

sábado, 29 de octubre de 2016

Santo Evangelio 29 de Octubre 2016


Día litúrgico: Sábado XXX del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 14,1.7-11): Un sábado, sucedió que, habiendo ido Jesús a casa de uno de los jefes de los fariseos para comer, ellos le estaban observando. Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos, les dijo una parábola: «Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto, no sea que haya sido convidado por él otro más distinguido que tú, y viniendo el que os convidó a ti y a él, te diga: ‘Deja el sitio a éste’, y entonces vayas a ocupar avergonzado el último puesto. Al contrario, cuando seas convidado, vete a sentarte en el último puesto, de manera que, cuando venga el que te convidó, te diga: ‘Amigo, sube más arriba’. Y esto será un honor para ti delante de todos los que estén contigo a la mesa. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado».

«Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos...»
Rev. D. Josep FONT i Gallart 
(Tremp, Lleida, España)


Hoy, ¿os habéis fijado en el inicio de este Evangelio? Ellos, los fariseos, le estaban observando. Y Jesús también observa: «Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos» (Lc 14,7). ¡Qué manera tan diferente de observar!

La observación, como todas las acciones internas y externas, es muy diferente según la motivación que la provoca, según los móviles internos, según lo que hay en el corazón del observador. Los fariseos —como nos dice el Evangelio en diversos pasajes— observan a Jesús para acusarlo. Y Jesús observa para ayudar, para servir, para hacer el bien. Y, como una madre solícita, aconseja: «Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto» (Lc 14,8).

Jesús dice con palabras lo que Él es y lo que lleva en su corazón: no busca ser honrado, sino honrar; no piensa en su honor, sino en el honor del Padre. No piensa en Él sino en los demás. Toda la vida de Jesús es una revelación de quién es Dios: “Dios es amor”.

Por eso, en Jesús se hace realidad —más que en nadie— su enseñanza: «Se despojó de su grandeza, tomó la condición de esclavo y se hizo semejante a los hombres (…). Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está por encima de todo nombre» (Flp 2,7.9).

Jesús es el Maestro en obras y palabras. Los cristianos queremos ser sus discípulos. Solamente podemos tener la conducta del Maestro si dentro de nuestro corazón tenemos lo que Él tenía, si tenemos su Espíritu, el Espíritu de amor. Trabajemos para abrirnos totalmente a su Espíritu y para dejarnos tomar y poseer completamente por Él.

Y eso sin pensar en ser “ensalzados”, sin pensar en nosotros, sino sólo en Él. «Aunque no hubiera cielo, yo te amara; aunque no hubiera infierno te temiera; lo mismo que te quiero te quisiera» (Autor anónimo). Llevados solamente por el amor.

© evangeli.net M&M Euroeditors |

Santo Evangelio 29 de Octubre 2016


Día litúrgico: Sábado XXX del tiempo ordinario


Texto del Evangelio (Lc 14,1.7-11): Un sábado, sucedió que, habiendo ido Jesús a casa de uno de los jefes de los fariseos para comer, ellos le estaban observando. Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos, les dijo una parábola: «Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto, no sea que haya sido convidado por él otro más distinguido que tú, y viniendo el que os convidó a ti y a él, te diga: ‘Deja el sitio a éste’, y entonces vayas a ocupar avergonzado el último puesto. Al contrario, cuando seas convidado, vete a sentarte en el último puesto, de manera que, cuando venga el que te convidó, te diga: ‘Amigo, sube más arriba’. Y esto será un honor para ti delante de todos los que estén contigo a la mesa. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado».


«Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos...»
Rev. D. Josep FONT i Gallart 
(Tremp, Lleida, España)


Hoy, ¿os habéis fijado en el inicio de este Evangelio? Ellos, los fariseos, le estaban observando. Y Jesús también observa: «Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos» (Lc 14,7). ¡Qué manera tan diferente de observar!

La observación, como todas las acciones internas y externas, es muy diferente según la motivación que la provoca, según los móviles internos, según lo que hay en el corazón del observador. Los fariseos —como nos dice el Evangelio en diversos pasajes— observan a Jesús para acusarlo. Y Jesús observa para ayudar, para servir, para hacer el bien. Y, como una madre solícita, aconseja: «Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto» (Lc 14,8).

Jesús dice con palabras lo que Él es y lo que lleva en su corazón: no busca ser honrado, sino honrar; no piensa en su honor, sino en el honor del Padre. No piensa en Él sino en los demás. Toda la vida de Jesús es una revelación de quién es Dios: “Dios es amor”.

Por eso, en Jesús se hace realidad —más que en nadie— su enseñanza: «Se despojó de su grandeza, tomó la condición de esclavo y se hizo semejante a los hombres (…). Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está por encima de todo nombre» (Flp 2,7.9).

Jesús es el Maestro en obras y palabras. Los cristianos queremos ser sus discípulos. Solamente podemos tener la conducta del Maestro si dentro de nuestro corazón tenemos lo que Él tenía, si tenemos su Espíritu, el Espíritu de amor. Trabajemos para abrirnos totalmente a su Espíritu y para dejarnos tomar y poseer completamente por Él.

Y eso sin pensar en ser “ensalzados”, sin pensar en nosotros, sino sólo en Él. «Aunque no hubiera cielo, yo te amara; aunque no hubiera infierno te temiera; lo mismo que te quiero te quisiera» (Autor anónimo). Llevados solamente por el amor.

© evangeli.net M&M Euroeditors |

Una madre obligaba a su hijo a ser niña, los servicios sociales no actuaban, hasta que el juez habló


La Corte Suprema británica acusa ahora a la madre de «generar un daño significativo al niño»

Una madre obligaba a su hijo a ser niña, los servicios sociales no actuaban, hasta que el juez habló

La madre obligaba a su hijo de siete años a vestir como una niña y a comportarse como tal

Una madre obligaba a su hijo a ser niña, los servicios sociales no actuaban, hasta que el juez habló

Cada vez se reproducen con más frecuencia los casos de niños que son  vestidos y tratados como niñas, o viceversa, por sus padres o abuelos en su deseo  irrefrenable de que sean lo que no son.

Un ejemplo es el de Walt Heyer, que tras sufrir esta presión durante su infancia acabó realizándose una operación de cambio de sexo que le hizo pasar por un calvario durante décadas.

Estas obsesiones de padres o abuelos sobre los niños pueden tener consecuencias nefastas en los más pequeños pero éstas están quedando ocultas tras la ‘moda’ de los niños trans promocionada en Estados Unidos y Europa e impulsada por los lobbies o las propias administraciones. Un ejemplo de ello es la imposición de los baños transgénero  en los colegios.

Pero, ¿un niño opta por cambiar de sexo libremente o es persuadido y manipulado para ello? Este es el debate que se oculta pues la corrección política impide profundizar en el tema sin ser calificado de homófobo o tránsfobo.

Sin embargo, el caso que ha salido a la luz pública en Reino Unido pone este debate encima de la mesa. La Corte Suprema de Inglaterra ha retirado la custodia a una madre que obligaba a su hijo de siete años a vestir como una niña y a comportarse como tal.

La teoría de género, aceptada y obedecida porque sí
Pero además de dar la custodia a su padre, el juez Hayden hizo una feroz crítica a los servicios sociales. En su fallo afirma que la Justicia y “otra serie de órganos multidisciplinares” como los servicios médicos mostraron su preocupación en varias ocasiones acerca del bienestar del niño por lo que el magistrado dijo no entender por qué los servicios sociales “habían hecho caso omiso de manera sumaria” a esas preocupaciones.

Simplemente, los servicios sociales siguieron la estela marcada sobre que cada uno es lo que quiera ser y  habían dado por bueno sin más que el niño debía ser tratado como una niña. No investigaron ni causas, ni consecuencias, ni los motivos, ni la idoneidad para el niño. No tuvieron en cuenta ni criterios médicos ni psicológicos ni sociales sino que se convirtió en una mera cuestión ideológica.


Las consecuencias sobre los niños pueden ser nefastas

Ante esta situación, el magistrado ha ordenado una investigación sobre la respuesta que los trabajadores sociales dieron en este caso.

Según recoge Breitbart, el juez Hayden acusó a la madre de haber “generado un daño emocional significativo” en su hijo. “La madre vistió al niño en todo momento como una niña y le había inscrito en el médico como una niña”, dijo el magistrado.

El niño vuelve a ser niño con total naturalidad
La madre se defendió asegurando que el niño estaba viviendo su condición en secreto y que ahora ya vivía toda su vida como una niña. Pero el juez indicó en su fallo que tenía la “abrumadora impresión” de que la madre se consideraba “como una luchadora por el derecho de su hijo de expresarse como una niña”.

El caso empezó  hace tres años cuando sus padres se divorciaron y el padre interpuso una demanda porque la madre no le permitía acceder al niño. Y así poco a poco se fue destapando la intención de la mujer de transformar al pequeño.

Ahora el niño está viviendo con su padre y la supuesta tendencia femenina por la cual le habían vestido como una niña ha revertido de manera natural acrecentándose además su interés por los temas masculinos.
El juez Hayden ha destacado posteriormente que ha accedido a los informes del niño ahora que está con su padre y que sin que haya existido ninguna presión por parte del padre “llama la atención que la mayor parte de sus intereses son de tendencia masculina”.

Cuidado con la moda de los niños ‘trans’
Las consecuencias de forzar a los niños de esta manera puede provocar una serie de traumas que les lleven a adicciones, al suicidio o a una muerte tempana. Walt Heyer  ha sido una víctima que ha pagado ese abuso por lo que está concienciando a la sociedad sobre los efectos perversos de utilizar a los niños. “He decidido contar mi historia porque los medios de comunicación muestran a los niños ‘transgénero’ como un ‘producto de televisión pulido’“. Pero la realidad es muy diferente, “el cambio de sexo es una aparente victoria a corto plazo, pero es un dolor que cargarás toda tu vida”.

Walt Heyer, que durante unos años intentó sentir alivio como "Laura"

Por ello, este extransexual aseguraba que “los LGTB creen que están logrando que los niños descubran quienes son, pero la verdad es que sólo son niños y lo que consiguen son pequeños robots que hacen lo que ellos quieren, manipulan su mente para que cambien su sexo“. Además, añadía que la niñez marca el resto de la vida de un adulto, “el entorno familiar, el colegio o la televisión marca la vida del pequeño, los padres deben tener unos valores firmes para combatir las ideas que van a intentar implementar en la mente de su hijo”.

El precedente de la farsa de la “memoria reprimida”
En la actualidad, el movimiento trans y LGTB tienen carta blanca. Se están creando leyes a su favor, los gobiernos se arrodillan ante estos grupos y se les permite adoctrinar a niños o que se realicen operaciones a niños sin que se cuestione absolutamente nada. La ciencia no avala estas políticas pero el pensamiento dominante lo admite sin más.

Mecatornet ha realizado una comparación sobre  la situación que se vive en la actualidad con la ideología de género con la histeria que se vivió en la década de los ochenta y principios de los noventa con el movimiento-terapia de la “memoria reprimida” y los “recuerdos recuperados”.

Durante esos años numerosas personas se sometieron a estas terapias que fueron dadas como válidas por terapeutas e incluso tribunales, y en las que supuestamente estas personas recordaban haber sido víctimas de abusos sexuales durante la infancia puesto que hasta entonces aquellos hechos traumáticos habían quedado escondidos en lo más profundo de su ser.


Durante años estas terapias fueron aceptadas como válidas

Pese a la falta de evidencias científicas estas terapias se popularizaron y se empezaron a elevar hasta ser incuestionables como ahora pasa con la teoría de género. Sin embargo, años después estas terapias que parecían infalibles se venían abajo y toda la comunidad científica evidenciaba sus carencias estando en la actualidad completamente refutadas.

Las consecuencias de una teoría fallida
Sin embargo, la aplicación de estas teorías ha dejado familias rotas, personas destrozadas y un gran número de víctimas por el camino hasta que años después se demostrara su falsedad.

¿Puede ser la ideología de género la siguiente en caer? Aunque ahora parece imposible, los síntomas son los mismos pues es una teoría intocable aunque sin evidencias científicas que se está imponiendo en la sociedad como infalible. El tiempo dirá, aunque los daños puedan ser para entonces difíciles de reparar.

viernes, 28 de octubre de 2016

Santo Evangelio 28 de octubre 2016


Día litúrgico: 28 de Octubre: San Simón y san Judas, apóstoles

Texto del Evangelio (Lc 6,12-19): En aquellos días, Jesús se fue al monte a orar, y se pasó la noche en oración con Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, y eligió doce de entre ellos, a los que llamó también apóstoles. A Simón, a quien llamó Pedro, y a su hermano Andrés; a Santiago y Juan, a Felipe y Bartolomé, a Mateo y Tomás, a Santiago de Alfeo y Simón, llamado Zelotes; a Judas de Santiago, y a Judas Iscariote, que llegó a ser un traidor. 

Bajando con ellos se detuvo en un paraje llano; había una gran multitud de discípulos suyos y gran muchedumbre del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, que habían venido para oírle y ser curados de sus enfermedades. Y los que eran molestados por espíritus inmundos quedaban curados. Toda la gente procuraba tocarle, porque salía de Él una fuerza que sanaba a todos.

«Jesús se fue al monte a orar»
+ Rev. D. Albert TAULÉ i Viñas 
(Barcelona, España)


Hoy contemplamos un día entero de la vida de Jesús. Una vida que tiene dos claras vertientes: la oración y la acción. Si la vida del cristiano ha de imitar la vida de Jesús, no podemos prescindir de ambas dimensiones. Todos los cristianos, incluso aquellos que se han consagrado a la vida contemplativa, hemos de dedicar unos momentos a la oración y otros a la acción, aunque varíe el tiempo que dediquemos a cada una. Hasta los monjes y las monjas de clausura dedican bastante tiempo de su jornada a un trabajo. Como contrapartida, los que somos más “seculares”, si deseamos imitar a Jesús, no deberíamos movernos en una acción desenfrenada sin ungirla con la oración. Nos enseña san Jerónimo: «Aunque el Apóstol nos mandó que oráramos siempre, (…) conviene que destinemos unas horas determinadas a este ejercicio».

¿Es que Jesús necesitaba de largos ratos de oración en solitario cuando todos dormían? Los teólogos estudian cuál era la psicología de Jesús hombre: hasta qué punto tenía acceso directo a la divinidad y hasta qué punto era «hombre semejante en todo a nosotros, menos en el pecado» (He 4,5). En la medida que lo consideremos más cercano, su “práctica” de oración será un ejemplo evidente para nosotros.

Asegurada ya la oración, sólo nos queda imitarlo en la acción. En el fragmento de hoy, lo vemos “organizando la Iglesia”, es decir, escogiendo a los que serán los futuros evangelizadores, llamados a continuar su misión en el mundo. «Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, y eligió doce de entre ellos, a los que llamó también apóstoles» (Lc 6,13). Después lo encontramos curando toda clase de enfermedad. «Toda la gente procuraba tocarle, porque salía de Él una fuerza que sanaba a todos» (Lc 6,19), nos dice el evangelista. Para que nuestra identificación con Él sea total, únicamente nos falta que también de nosotros salga una fuerza que sane a todos, lo cual sólo será posible si estamos injertados en Él, para que demos mucho fruto (cf. Jn 15,4).

© evangeli.net M&M Euroeditors |

Oración a San Miguel Arcangel


10 ideas, divertidas unas, serias otras, para celebrar bien Todos los Santos (y no Halloween)


Sacarle a los santos todo el partido... y publicarlo con fotos divertidas en Internet

10 ideas, divertidas unas, serias otras, para celebrar bien Todos los Santos (y no Halloween)

Una de las ideas más visuales y didácticas son los disfraces de santos - los hay de todas las culturas y ambientes y cada uno con su historia

¿Ideas para Halloween o para Todos los Santos? Decir que Halloween es pagano, siniestro, frívolo o consumista no va a ser suficiente para contrarrestarlo, ya que por un lado la gente contagia las ganas de divertirse y, por el otro, los comerciantes e industrias del entretenimiento lo fomentan porque les da beneficios económicos. 

(Lea aquí en ReL Las 4 dimensiones de Halloween)

En vez de simplemente decir "no a Halloween" tiene más sentido presentar alternativas. Desde hace 8 años la diócesis de Alcalá de Henares celebra Holywins ("lo santo gana"), una combinación de actividades lúdicas y de oración, que ha inspirado iniciativas en muchas otras ciudades y países. Pero las ideas alternativas pueden ser de lo más variadas y se pueden practicar en casa, en los colegios y las parroquias... y luego colgar fotos en Internet. 

Alejandra María Sosa Elízaga recoge un listado de ideas en un artículo publicado en el semanario Desde la Fe, de la Arquidiócesis de México, reproducido también en SIAME (Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México), que publicamos a continuación. 

¡Celebremos a los santos, no a los espantos!
por Alejandra María Sosa Elízaga

Como cada año por estas fechas, comercios y calles se inundan de diablos, fantasmas, monstruos, calacas, y demás parafernalia del ‘Halloween’, mucha gente lo toma como algo normal e incluso divertido, pero pensándolo bien, desde el punto de vista cristiano, ¿qué tiene de divertido disfrazar a los niños o decorar la casa con personajes que representan el mal, la tiniebla, lo opuesto a Aquél que es la Luz del mundo, enemigos del Señor en quien creemos?

Como cristianos, estamos llamados a celebrar el bien y lo bueno, así que vale la pena hacer un verdadero esfuerzo por recuperar el espacio perdido, y rescatar la víspera de la Solemnidad de Todos los Santos para festejarlos a ellos y agradecerles que nos dan tan buen ejemplo y se la pasan intercediendo por nosotros. 

Falta más de una semana, hay suficiente tiempo para organizar un festejo en familia, en el grupo o la comunidad parroquial. Aquí tienes diez sugerencias prácticas para que tomes ideas:

1. Disfraces de santos. 
Que todos, niños y adultos, vayan disfrazados de santos, y cada uno platique por qué eligió ese disfraz, qué es lo que le gusta de ese santo o santa.

2. Dulces con estampitas. 
A los niños que toquen a la puerta pidiendo dulces, no darles golosinas decoradas para Halloween, sino golosinas normales a las que se les dibujen caritas sonrientes con aureola, y regalar también estampitas de santos (se pueden mandar hacer fotocopiadas y recortadas, por ejemplo, de nuestro nuevo niño santo san Joselito).

3. Santos por equipos.
Dividir a los asistentes a la fiesta en equipos, darles material (papel crepé, de china, cuerdas, etc.) para que se diviertan elaborando un disfraz de santo para disfrazar a algún miembro del equipo, y que cada equipo explique por qué eligió ese santo, y cuente lo que sepa de su vida. Y a todos darles premio por su ingenio y esfuerzo.

10 ideas, divertidas unas, serias otras, para celebrar bien Todos los Santos (y no Halloween)

4. Santos en dibujos.
Que chicos y grandes se entretengan haciendo e iluminando dibujos de sus santos favoritos (no le hace que no les salgan perfectos), para pegarlos en la pared como exposición.

5. ¡Hazte una foto con aureola!
Recortar aureolas de papel y pegarlas en la pared a diferentes alturas, para que los asistentes se paren delante de la pared y se les tome foto y parezca que tienen aureola. Quedan muy simpáticas las fotos de todos convertidos en ‘santitos’. 

6. Cada uno, su historia de un santo
Que cada uno de los asistentes se prepare con anticipación para contar alguna anécdota interesante, conmovedora o divertida de algún santo.

7. Los santos en video
Organizar un mini festival de videos de vidas de santos.

8. Grandes frases de santos, en carteles
Poner en el avisero de la iglesia o en alguna pared de la casa, papeles con frases favoritas de diversos santos, sobre todo del santo patrono de esa iglesia particular. 

9. Misa de Todos los Santos el 1 de noviembre
Asistir juntos el día 1° de noviembre a la Misa de la Solemnidad de todos los Santos.

10. Lo que dice el Catecismo
Leer lo que enseña el Catecismo de la Iglesia Católica acerca de los santos (en C.I.C. # 956-957, y al final hacer una oración para pedir la intercesión de los santos, en especial de los patronos o favoritos de los asistentes.

La intención es que puedas organizar un festejo sencillo, divertido, en el que estén presentes las dos cosas que más gustan del Halloween a los niños: disfrazarse y recibir dulces, pero dándoles un giro, para que no sea una fiesta pagana y mucho menos anti cristiana.

Anímate y envíanos las fotos de tu evento, para publicarlas en las páginas web y de facebook de Desde la fe.¡Celebremos a los santos, no a los espantos!


Para conocer historias de santos, incluso de algunos asombrosos y peculiares, lea: 
www.religionenlibertad.com/argumentos/santos.html

jueves, 27 de octubre de 2016

Santo Evangelio 27 de Octubre 2016


Día litúrgico: Jueves XXX del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 13,31-35): En aquel tiempo, algunos fariseos se acercaron a Jesús y le dijeron: «Sal y vete de aquí, porque Herodes quiere matarte». Y Él les dijo: «Id a decir a ese zorro: ‘Yo expulso demonios y llevo a cabo curaciones hoy y mañana, y al tercer día soy consumado. Pero conviene que hoy y mañana y pasado siga adelante, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén’.

»¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido! Pues bien, se os va a dejar vuestra casa. Os digo que no me volveréis a ver hasta que llegue el día en que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!».

«¡Jerusalén, Jerusalén! (...) ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos (...) y no habéis querido!»
Rev. D. Àngel Eugeni PÉREZ i Sánchez 
(Barcelona, España)


Hoy podemos admirar la firmeza de Jesús en el cumplimiento de la misión que le ha encomendado el Padre del cielo. Él no se va a detener por nada: «Yo expulso demonios y llevo a cabo curaciones hoy y mañana» (Lc 13,32). Con esta actitud, el Señor marcó la pauta de conducta que a lo largo de los siglos seguirían los mensajeros del Evangelio ante las persecuciones: no doblegarse ante el poder temporal. San Agustín dice que, en tiempo de persecuciones, los pastores no deben abandonar a los fieles: ni a los que sufrirán el martirio ni a los que sobrevivirán, como el Buen Pastor, que al ver venir al lobo, no abandona el rebaño, sino que lo defiende. Pero visto el fervor con que todos los pastores de la Iglesia se disponían a derramar su sangre, indica que lo mejor será echar a suertes quiénes de los clérigos se entregarán al martirio y quiénes se pondrán a salvo para luego cuidarse de los supervivientes.

En nuestra época, con desgraciada frecuencia, nos llegan noticias de persecuciones religiosas, violencias tribales o revueltas étnicas en países del Tercer Mundo. Las embajadas occidentales aconsejan a sus conciudadanos que abandonen la región y repatríen su personal. Los únicos que permanecen son los misioneros y las organizaciones de voluntarios, porque les parecería una traición abandonar a los “suyos” en momentos difíciles.

«¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido! Pues bien, se os va a dejar vuestra casa» (Lc 13,34-35). Este lamento del Señor produce en nosotros, los cristianos del siglo XXI, una tristeza especial, debida al sangrante conflicto entre judíos y palestinos. Para nosotros, esa región del Próximo Oriente es la Tierra Santa, la tierra de Jesús y de María. Y el clamor por la paz en todos los países debe ser más intenso y sentido por la paz en Israel y Palestina.

© evangeli.net M&M Euroeditors |

El difunto, aunque esté incinerado, no es una posesión, ni un objeto: explicamos cómo debe tratarse

El difunto, aunque esté incinerado, no es una posesión, ni un objeto: explicamos cómo debe tratarse

Habla Fermín Labarga, sacerdote experto en religiosidad popular e historia

El difunto, aunque esté incinerado, no es una posesión, ni un objeto: explicamos cómo debe tratarse

El cementerio es el lugar especial, sacro, donde los difuntos son respetados y es más fácil orar y venerarlos

Con su nuevo documento Ad resurgendum cum Christo la Iglesia recuerda lo que venía enseñando desde hace décadas: que la cremación de lo fallecidos es admisible para los cristianos, pero siempre que las cenizas se traten como a un difunto, es decir, enterrándolas o colocándolas en columbarios en lugar sagrado, lugares que se van a proteger y donde pueden ser visitados y recibir oración.

"Con mis cenizas... ¿hago lo que quiero?"
Se ha generado un cierto debate social, con personas que aunque dicen ser cristianas proclaman: “con mi cenizas -o las de mi difunto- hago lo que quiero, son mías”.

Pero la postura católica es clara: las cenizas del fallecido no son “un objeto”, igual que un cadáver no es “un objeto”, y mucho menos es una propiedad. Ni siquiera basta con decir que son “un recuerdo”, como sí lo sería una foto o un objeto cargado de memorias del pasado. Son mucho más.

ReL habla de ello con Fermín Labarga, director de departamento de Teología Histórica de la Universidad de Navarra y experto en religiosidad popular, iconografía y cofradías.

“Hay gente que habla del difunto como si fuera un objeto, que parece que diga ‘el difunto es mío’. Pero, no: el difunto cristiano es de Dios y de la comunidad cristiana, y no es un objeto ni es una posesión, ni tampoco es un mero recuerdo”, explica Labarga.

“Con un cadáver no es fácil hacer lo que quieras. Y tampoco te lo permiten. La realidad es que las autoridades y la sociedad no te dejan hacer cualquier cosa con los cadáveres de tus seres queridos”.

Al quemar el cadáver, el cuerpo en cenizas se hace más manejable, pero aún así surgen normas civiles. En España hay normativas que impiden tirar cenizas de difuntos en muchos lugares.

El individualismo… y aferrarse al difunto
El duelo no ha sido nunca un tema individual, sino social. En los pueblos, en las familias grandes, se ha vivido siempre comunalmente el proceso de despedirse del difunto, de aceptar su partida.

Pero una sociedad individualista que esconde la muerte y el duelo puede generar efectos psicológicos perjudiciales en la persona en proceso de duelo.

“No dejar marchar al difunto es un problema psicológico. Todos conocemos esas señoras que acuden a la tumba de su marido, que quieren dormir allí, sobre ella… y la autoridad se lo impide, y se les da tratamiento psicológico. Pasa más en muertes traumáticas, por accidentes, por ejemplo”.

¿Y si esa relación enfermiza pasa ahora en casa, donde quiere guardar la urna con cenizas, donde quizá nadie la vea ni le atienda? Es otra combinación de soledad y cultura individualista.

Los primeros cristianos… y las hermandades hoy
Cuando uno visita lugares como la cripta de Santa Eulalia en Mérida, contempla que las tumbas de los primeros cristianos hispanos, los del siglo IV y V, se apiñaban intentando estar cerca del sepulcro de la joven mártir.

“Jesús fue enterrado, los mártires fueron enterrados… la tradición cristiana es imitar a Jesús”. Ser enterrados como Él, para resucitar después como Él.

Pero hoy, por razones prácticas y económicas, el enterramiento puede ser difícil. Sin embargo, una solución a la vez práctica y hermosa se ve, por ejemplo, en algunas cofradías y hermandades, sobre todo en Andalucía.

“En Andalucía muchas Hermandades hacen columbarios preciosos para sus hermanos, en la cripta de su iglesia. Los que compartieron su fe como hermanos en vida, comparten después el reposo en la iglesia, unidos tras la muerte. Creo que es una magnífica solución”, propone Labarga. Hay cremación, pero la urna se guarda en un lugar sagrado, de oración, y lleno de significación. Hay comunidad y cercanía sacra entre vivos y muertos.

  El sacerdote Fermín Labarga en un encuentro de cofradías y hermandades en Córdoba; muchas hermandades, con columbarios para urnas, ofrecen alternativas que entroncan bien con la comunidad de fe y el reposo en suelo sagrado

No es lo mismo cuando un equipo de fútbol presenta sus propios columbarios… en los que probablemente no habrá oración por los difuntos.

Un cementerio, o un columbario, con nichos con muchos difuntos, tienen otra ventaja: ayudan a rezar. Uno visita la tumba de su difunto, ve las de otros y reza no sólo por el suyo, sino por los demás. El cementerio, explica Labarga, “ayuda a hacerte ver que naces y mueres en una comunidad”.

Cuando sólo se incineraban masones y ateos
La norma eclesial que prohíbe las exequias a quien, según el texto, “hubiera dispuesto la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana”, es de toda la vida. 

“Hay que tener en cuenta que antiguamente, en el siglo XIX por ejemplo, solo encargaban ser incinerados masones o personas activamente hostiles a la fe católica. Pedían ser quemadas para simbolizar que no creían en la Resurrección. Pero a Dios lo mismo le cuesta resucitar huesos que cenizas y hoy se incineran muchos cristianos por razones prácticas, que sí creen en la Resurrección. Así que esta norma de prohibir las exequias se dará sólo en casos aislados, ultraminoritarios”, explica Labarga.

Un sociedad que esconde la muerte
El documento explica que “la iglesia se opone a ocultar o privatizar el evento de la muerte”. 

“Ocultar la muerte es propio de la sociedad actual”, explica Labarga. “Es curioso que hay  padres que hoy no dejan al niño ir al cementerio o al funeral del abuelo pero después sí les dejan ir a  Halloween con sus brujas. Hace pocas generaciones la muerte estaba muy integrada en la vida y los niños veían la muerte de los abuelos, que no era especialmente traumática –como sí lo es la de un padre de hijos pequeños-. Los niños veían que la vida tiene un final. Hoy los ancianos mueren en hospitales, o en geriátricos, lejos de su familia. La sociedad, además oculta la vejez y la enfermedad”.  

Los ritmos de trabajo tampoco ayudan. “Los sacerdotes vemos que cada vez viene menos gente a los funerales. Hay que celebrarlos a las 20.30, después de la jornada laboral, para que parientes y amigos puedan acudir. Además, en las ciudades las funerarias han ido imponiendo la separación entre el funeral y el entierro, con la pérdida simbólica que significa que en el funeral no esté el cadáver”, constata Labarga.

Los pueblos y los marineros
Un caso peculiar es el de los españoles que, viviendo en una ciudad, se sienten más ligados espiritualmente a su pueblo. “Es esa gente que cuando va a su pueblo en verano, o en fiestas, acude a misa allí, pero que en la ciudad no va a misa. Y quiere su funeral y entierro en el pueblo, donde aún se vive el luto de otra manera”.

¿Y los marinos, cuyos cuerpos o cenizas se entregaban al mar? “Es algo que la Iglesia siempre permitió por su excepcionalidad y razones prácticas, igual que permitió las bodas marítimas. Sucedía cuando un cadáver iba a tardar mucho en llegar al hogar. Pero ahora los cadáveres se devuelven pronto”. La realidad es que cuando hay un accidente las familias reclaman insistentemente los cuerpos.

Vender (¿por error?) el cadáver de la abuela
El texto vaticano es rotundo contra la nueva moda (cara) de hacerse recuerdos o joyas con el cadáver incinerado del difunto y recuerda que, pasada la primera generación, con esos objetos, e incluso con las urnas, puede suceder de todo.  

“¿Qué pasará con esa joya? ¿La venderán tus herederos, venderán el cadáver de tu abuela, quizá sin saberlo?”, plantea Labarga. Y si las cenizas o joyas son meras propiedades, ¿tendremos juicios por su propiedad en divorcios, o entre hermanos que se pelean, partes de herencia a dividir?

Labarga insiste en que la mera moral natural ya pide tratar con respeto a cualquier cadáver humano, pero un cadáver de bautizado es algo aún más especial: ¡ha sido templo del Espíritu Santo!

Una opción pastoral: esperar
¿Y qué hacer con esas personas, a menudo ancianas, que son cristianos piadosos pero se empeñan en tener en casa las urnas con las cenizas de su esposo o parientes fallecidos?

Una opción pastoral podría ser, simplemente, esperar acompañando, dar tiempo a esa persona, y en su momento recordarle que, cuando muera, puede pasar de todo con las urnas, y que es importante ponerlas a buen recaudo en tierra sagrada. Probablemente dará permiso para que se entierren tras su muerte.

Al final, la Iglesia lo que busca es el respeto para los restos humanos, acompañar a los que sufren en el dolor y evitar que se oculte esa realidad misteriosa que es el morir.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Santo Evangelo 26 de octubre 2016


Día litúrgico: Miércoles XXX del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 13,22-30): En aquel tiempo, Jesús atravesaba ciudades y pueblos enseñando, mientras caminaba hacia Jerusalén. Uno le dijo: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?». El les dijo: «Luchad por entrar por la puerta estrecha, porque, os digo, muchos pretenderán entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, os pondréis los que estéis fuera a llamar a la puerta, diciendo: ‘¡Señor, ábrenos!’. Y os responderá: ‘No sé de dónde sois’. Entonces empezaréis a decir: ‘Hemos comido y bebido contigo, y has enseñado en nuestras plazas’, y os volverá a decir: ‘No sé de dónde sois. ¡Retiraos de mí, todos los agentes de injusticia!’. Allí será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abraham, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, mientras a vosotros os echan fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se pondrán a la mesa en el Reino de Dios. Y hay últimos que serán primeros, y hay primeros que serán últimos».

«Luchad por entrar por la puerta estrecha»
Rev. D. Lluís RAVENTÓS i Artés 
(Tarragona, España)


Hoy, camino de Jerusalén, Jesús se detiene un momento y alguien lo aprovecha para preguntarle: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?» (Lc 13,23). Quizás, al escuchar a Jesús, aquel hombre se inquietó. Por supuesto, lo que Jesús enseña es maravilloso y atractivo, pero las exigencias que comporta ya no son tan de su agrado. Pero, ¿y si viviera el Evangelio a su aire, con una “moral a la carta”?, ¿qué probabilidades tendría de salvarse?

Así pues, pregunta: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?» Jesús no acepta este planteamiento. La salvación es una cuestión demasiado seria como para resolverla mediante un cálculo de probabilidades. Dios «no quiere que alguno se pierda, sino que todos se conviertan» (2Pe 3,9).

Jesús responde: «Luchad por entrar por la puerta estrecha, porque, os digo, muchos pretenderán entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, os pondréis los que estéis fuera a llamar a la puerta, diciendo: ‘¡Señor, ábrenos!’. Y os responderá: ‘No sé de dónde sois’» (Lc 13,24-25). ¿Cómo pueden ser ovejas de su rebaño si no siguen al Buen Pastor ni aceptan el Magisterio de la Iglesia? «¡Retiraos de mí, todos los agentes de injusticia!. Allí será el llanto y el rechinar de dientes» (Lc 13,27-28). 

Ni Jesús ni la Iglesia temen que la imagen de Dios Padre quede empañada al revelar el misterio del infierno. Como afirma el Catecismo de la Iglesia, «las afirmaciones de la Sagrada Escritura y las enseñanzas de la Iglesia a propósito del infierno son un llamamiento a la responsabilidad con la que el hombre debe usar de su libertad en relación con su destino eterno. Constituyen al mismo tiempo un llamamiento apremiante a la conversión» (n. 1036).

Dejemos de “pasarnos de listos” y de hacer cálculos. Afanémonos para entrar por la puerta estrecha, volviendo a empezar tantas veces como sea necesario, confiados en su misericordia. «Todo eso, que te preocupa de momento —dice san Josemaría—, importa más o menos. —Lo que importa absolutamente es que seas feliz, que te salves».

© evangeli.net M&M Euroeditors | 

Un exorcista imparte catequesis en Cosmopolitan sobre el peligro de Satanás: «No es una metáfora»


El padre Gary Thomas insiste y mucho sobre el peligro del yoga y el Reiki

Un exorcista imparte catequesis en Cosmopolitan sobre el peligro de Satanás: «No es una metáfora»

El padre Gary Thomas es exorcista de la Diócesis de San José (EEUU)

El cine y la literatura están plagados de alusiones a Satanás. Incluso los exorcismos son muy recurrentes en estos géneros. Sin embargo, están anclados en la ficción y no en la realidad. La gran mayoría piensa que todo es un cuento. Pero no es así y hay sacerdotes que están empeñados en mostrar al mundo que el demonio existe y que actúa en la vida real.

Uno de ellos es el padre Gary Thomas es un veterano exorcista  que sirve en la diócesis de San José (Estados Unidos). En sus más de diez años de experiencia ha tratado decenas de casos de actividad demoniaca por lo que no sólo lucha contra la influencia de Satanás sino también contra la creencia generalizada en la sociedad de que no existe.

En una entrevista en Cosmopolitan, destinada al público femenino y nada sospechosa de religiosa, este exorcista norteamericano acaba dando una auténtica catequesis sobre el poder de Satanás, su poder y la victoria de Cristo sobre la muerte y sobre el demonio. Un argumento cristiano que ha entrado en decenas de miles de hogares haciéndose un hueco en esta publicación.

Su experiencia ha inspirado libros y películas
Este exorcistas es de los más conocidos del país puesto que su experiencia permitió que se escribiera el libro que más tarde se convirtió en la película de The Rite (El rito) protagonizada por Anthony Hopkins.
Un exorcista imparte catequesis en Cosmopolitan sobre el peligro de Satanás: «No es una metáfora»



Para dejar claro que existen casos y que esto no es algo del pasado, el padre Gary Thomas explicaba que el día anterior a la entrevista “recibí cinco llamadas telefónicas. Tenemos varias solicitudes a la semana para realizar el rito del exorcismo, inclusive fuera de nuestra diócesis”.

“Yo no hago nada por mí mismo. Tengo un equipo de expertos médicos conformado por un psicólogo clínico, un psiquíatra y un médico”, indicaba este sacerdote. Pero además del equipo médico tiene otro igual de importante para estos casos. “También tengo un equipo de oración que hace todos los discernimientos. Cada persona que solicita un exorcismo es evaluada. Solo se termina haciendo un exorcismo formal cuando todo lo demás ha fallado”.

El riesgo de la ouija y el Reiki
Preguntado en Cosmopolitan qué actividades pueden ser peligrosas, el padre Thomas hizo una lista que habrá sorprendido a más de una lectora de dicha revista. Y enumera: “Las personas que usan tablas de la ouija (que es un instrumento de magia, no un juguete), las cartas del tarot, las lecturas de la palma de la mano, meditaciones como el Reiki, el uso del yoga como una forma de poder mediante el cual se evoca a falsas dioses”.

En su opinión, “no es ningún secreto que nuestra sociedad tiene hambre de espiritualidad. El problema es que las personas están buscando en los lugares equivocados”. Otro de los problemas que destacó fue que una parte importante de la sociedad “el cristianismo ya no es relevante por lo que construyen su propia moralidad, su propia manera de vivir”.

"Satanás no es una metáfora"
Dirigiéndose a los miles de lectores de la revista, el exorcista estadounidense  indicó que “Jesús no vino solo para ser un buen tipo. Satanás no es una metáfora. Satanás es real. A él le gustaría que usted crea que no existe y ese es su mayor engaño. La gente tiene que darse cuenta de que no somos los dueños de nuestro propio destino. Tenemos que ponernos a disposición de Dios”.

En Occidente se están multiplicando los grupos satánicos

Además, quiso incidir mucho en esta consideración: “Algo que piensan erróneamente las personas es que Satanás no existe. Satanás sí existe y es por eso que Jesucristo vino. No estoy tratando de evangelizar, pero es por eso que doy entrevistas. Doy entrevistas porque hay charlatanes que mienten al decir que ‘limpiarán su casa’. También hay otras personas que sí lo pueden hacer, porque tienen un don, y sin embargo optaron por utilizarlo del lado oscuro”.

Muy insistente con los riesgos del yoga
El padre Gary Thomas está muy concienciado sobre las posibilidades que abren la puerta al demonio y que en muchas ocasiones se presentan de manera inocente. De ahí que ya en varias ocasiones haya alertado de los riesgos del yoga, muy extendido en todo Occidente, incluso entre los católicos.

Del mismo modo, ha advertido también en distintas ocasiones de otros males que esclavizan al hombre y que permiten la entrada de Satanás: “el incremento del consumo de drogas y la adicción a la pornografía son facilitadores y signos de la acción del demonio”.

Sobre temas de exorcismos y demonología, en ReligionEnLibertad recomendamos el libro Así se vence al demonio, de Jose María Zavala (se puede adquirir en la librería virtual OcioHispano.es)



martes, 25 de octubre de 2016

Santo Evangelio 25 de octubre 2016


Día litúrgico: Martes XXX del tiempo Ordinario

Texto del Evangelio (Lc 13,18-21): En aquel tiempo, Jesús decía: «¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Es semejante a un grano de mostaza, que tomó un hombre y lo puso en su jardín, y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas». Dijo también: «¿A qué compararé el Reino de Dios? Es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo».

«¿A qué es semejante el Reino de Dios?»
+ Rev. D. Francisco Lucas MATEO Seco 
(Pamplona, Navarra, España)


Hoy, los textos de la liturgia, mediante dos parábolas, ponen ante nuestros ojos una de las características propias del Reino de Dios: es algo que crece lentamente —como un grano de mostaza— pero que llega a hacerse grande hasta el punto de ofrecer cobijo a las aves del cielo. Así lo manifestaba Tertuliano: «¡Somos de ayer y lo llenamos todo!». Con esta parábola, Nuestro Señor exhorta a la paciencia, a la fortaleza y a la esperanza. Estas virtudes son particularmente necesarias a quienes se dedican a la propagación del Reino de Dios. Es necesario saber esperar a que la semilla sembrada, con la gracia de Dios y con la cooperación humana, vaya creciendo, ahondando sus raíces en la buena tierra y elevándose poco a poco hasta convertirse en árbol. Hace falta, en primer lugar, tener fe en la virtualidad —fecundidad— contenida en la semilla del Reino de Dios. Esa semilla es la Palabra; es también la Eucaristía, que se siembra en nosotros mediante la comunión. Nuestro Señor Jesucristo se comparó a sí mismo con el «grano de trigo [que cuando] cae en tierra y muere (...) da mucho fruto» (Jn 12,24).

El Reino de Dios, prosigue Nuestro Señor, es semejante «a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo» (Lc 13,21). También aquí se habla de la capacidad que tiene la levadura de hacer fermentar toda la masa. Así sucede con “el resto de Israel” de que se habla en el Antiguo Testamento: el “resto” habrá de salvar y fermentar a todo el pueblo. Siguiendo con la parábola, sólo es necesario que el fermento esté dentro de la masa, que llegue al pueblo, que sea como la sal capaz de preservar de la corrupción y de dar buen sabor a todo el alimento (cf. Mt 5,13). También es necesario dar tiempo para que la levadura realice su labor.

Parábolas que animan a la paciencia y la segura esperanza; parábolas que se refieren al Reino de Dios y a la Iglesia, y que se aplican también al crecimiento de este mismo Reino en cada uno de nosotros.

© evangeli.net M&M Euroeditors | 

Presa del Reiki y de la Nueva Era, y reincidente, salió de allí porque Dios la buscó con insistencia


Milagros Martín contó su testimonio en una de las veladas de oración de Asalto al Cielo

Presa del Reiki y de la Nueva Era, y reincidente, salió de allí porque Dios la buscó con insistencia

Milagros Martín al cumplir 32 años, rodeada de su familia... y metida en el mundo de la Nueva Era

Milagros Martín se alejó de la fe católica de adolescente y al crecer se introdujo en el mundo de la Nueva Era, el yoga y el reiki en Madrid, y en grupos con elementos sectarios que la hundían vitalmente. En el Camino de Santiago, empezó a sentir que Dios la llamaba, y un contacto con las dominicas de Lerma empezaron a reencauzar su vida. Contó su testimonio en vivo el pasado 1 de octubre en Asalto al Cielo, unos encuentros en la parroquia de Colmenar del Arroyo (Madrid) que organiza el padre Álvaro Cárdenas. 

Se alejó de la fe en la adolescencia
Milagros creció en una familia de tradición católica. Su madre y sus abuelos asistían a la misa dominical. También ella lo hacía en su infancia, pero dejó a ir a misa hacia los 13 años. Desde entonces, ya solo acudió a la iglesia en celebraciones ocasionales y algunas fiestas locales.

Antes de los 30 años ya se había hecho un hueco en su profesión como arquitecto técnico. Tenía una buena situación laboral, una holgada posición económica, y un novio con el que convivía: “Tenía un buen trabajo. En ese momento, la construcción estaba en pleno auge. Yo era jefa de obra en una de las constructoras, bastante reconocida, de Madrid. El ritmo de trabajo era fuerte, estábamos en la obra a las ocho de la mañana y acabábamos hacia las nueve y media de la noche, y así, de lunes a viernes”. Pero el ritmo era estresante: “Mi vida era puramente trabajo”. 

La muerte de un ser querido: un misterio que hace pensar
En 2004 falleció su abuela. Fue su primer encuentro con el misterio de la muerte, algo que golpeó su vida, aparentemente plena. “Había conseguido todo aquello que me habían dicho que me daría la felicidad. A nivel de profesión, tampoco aspiraba a llegar mucho más alto. Pero yo sentía que la muerte de mi abuela me hacía plantearme la vida”. 

Vivir para trabajar... y luego morirse. ¿Qué sentido tiene? “Si esta vida es un levantarme pronto para ir a trabajar, ganar un sueldo y tener una hipoteca, tener una casa, tener quince días de vacaciones en verano, para que cuando llegue a los ochenta y cinco años, se acabe mi vida y muera, no tiene sentido”. 

Perdió el gusto por la vida y por el trabajo. “Nada de lo que hacía tenía sentido. Me costaba levantarme por la mañana. Había perdido ese entusiasmo que me llevaba a la ambición profesional y caí en una crisis de ansiedad. Era un sentimiento de vacío profundo, de pérdida de felicidad”.

Buscando la paz... en la Nueva Era
Un familiar le invitó a experimentar con la relajación mental y el yoga. Buscando paz interior, entró en el laberinto de la Nueva Era: seminarios de coaching grupal para el "autoconocimiento", "Curso de Milagros", meditación trascendental, el mundo de las “energías” positivas y negativas de la cosmovisión oriental, feng shui, bioenergética, macrobiótica, y las terapias alternativas de la Nueva Era, la esotérica psicología energética, masaje metamórfico, reiki…

El seminario de coaching grupal Inside, "para autoconocerse", la atrapó con sus técnicas de enganche psico-emocional. “Buscan llegar al nivel emocional de la persona. Hay una exaltación emocional grande y tocan aspectos muy íntimos del inconsciente, de tu infancia, remueven cosas que, si no están bien gestionadas, pueden llevar a la persona a un gran desequilibrio”, señala.

En una sociedad individualista como la occidental, este tipo de seminarios “enganchan” con relaciones intensas. “Se juega con un sentimiento de pertenencia muy fuerte, empiezas a tener relaciones a nivel emocional con personas que nunca has tenido. Eso crea a veces un sentimiento de cercanía y complicidad con las personas con las que compartes esos aspectos de tu corazón y de tus vivencias”. 

Las técnicas psicológicas de manipulación que utilizan, hacen  creer al que las practica que está siendo liberado de su soledad y que pertenece a una comunidad especial de hombres y mujeres. También usan técnicas de pensamiento positivo que hacen pensar al que las sigue que su mente podrá cambiar su vida.

Pasado un tiempo, estas técnicas ponen en evidencia su engaño: “Durante un tiempo, crees que funciona, luego, te das cuenta de que el castillo se cae y que aquello no se sostiene”.

Fracaso de un matrimonio sin fe
Milagros se casó con su novio en una ceremonia católica pese a que ninguno de los dos tenía fe. Con el tiempo tampoco se sentía unida a su pareja. Cuatro meses después hizo el segundo nivel de esos seminarios Inside. “Me puse delante de la gran mentira en la que yo estaba viviendo mi vida, una vida de hipocresía. Mi vida de cara a los demás, a lo que los demás puedan esperar de mí”. 

Vacía y rota interiormente, se separó de su marido. "Mi marido empezó a sentir que aquellos seminarios eran una secta, por la desestructuración que, a veces, generan”. 

“Es tremendamente peligroso meterte en el inconsciente de una persona y querer sacarlo todo con la rapidez con que ahí te lo sacan. Puedes realmente hundirte. De hecho, hay personas que han tenido problemas serios”, añade ella. 
Presa del Reiki y de la Nueva Era, y reincidente, salió de allí porque Dios la buscó con insistencia

La psicología esotérica y la energía universal
Desestabilizada por esos seminarios, buscó ayuda en la psicología. “Necesitaba una psicóloga, porque esos seminarios de Inside fueron como meterme en una centrifugadora. Desataron muchas cosas. Me encontré desbordada emocionalmente, no podía colocarlo todo, habíamos tocado muchos aspectos de mi infancia, de mi vida, y me sentía completamente desestructurada emocionalmente”.

Pero los entornos en los que buscó fueron los de la pseudopsicología esotérica de la Nueva Era. 

“Entré con psicólogos que utilizaban técnicas de energías, que no son propias de la psicoterapia, que estaban dirigidas hacia ese mundo. Me dirigieron, enseguida, a una escuela de energía universal. Usábamos el masaje metamórfico, como técnica complementaria a la psicoterapia. Es un laberinto y una espiral y no sabes dónde paras, aunque crees estar bien dirigido”.

También experimentó con el feng shui, una disciplina oriental que al principio puede parecer un estilo de diseño armónico de espacios (despachos, viviendas, jardines, decoración del hogar, interiorismo), pero que enseguida se convierte en algo esotérico sobre gestión de energías positivas o negativas que fluyen por la casa. Como arquitecto, a Milagros le cautivó el feng shui: “Todo está muy mezclado: lo esotérico, lo energético, lo psicológico, la búsqueda espiritual, lo trascendente, las terapias alternativas”. 

Macrobiótica: dietas para "sanar"
Uno de los peligros que tiene la propuesta de la Nueva Era es desplazar a la ciencia, y bajo apariencia de verdad sustituirla por técnicas dudosas. Así Milagros entró en el mundo de la "macrobiótica". Ella buscaba "saber cómo a través de la alimentación yo podía sanar mi cuerpo". Lo que consiguió fue desarrollar un trastorno, la orthorexia: dependencia desordenada y adictiva por la comida sana. "No podía comerme un tomate, porque pensaba que creaba acidez en mi cuerpo. Ni siquiera podía comer ciertas cosas, como berenjenas. Puedes crear un patrón en tu mente, que te hace más mal que bien”.

El gran engaño de la Nueva Era: prometer vida sin sufrimiento
Tras su encuentro con Cristo y su conversión, Milagros reconoce que el error de la Nueva Era es vender la idea de que con técnicas y energías se puede evitar la cruz y el sufrimiento de la vida. Milagros sabe que esta promesa de la Nueva Era es una promesa falsa que no sólo no libra del sufrimiento sino que puede llevar a la misma desesperación y a la locura. “Esto no es verdad. La cruz va a estar en tu vida. Tú no puedes crearte un mundo ideal como te prometen esos seminarios de pensamiento positivo. No lo vas a conseguir, te vas a desgastar y te puedes volver literalmente loco”. 

Unos Evangelios, un librito... y el Camino de Santiago
En esta vorágine de Nueva Era, llegaron a manos de Milagros unos evangelios de su abuelo paterno y empieza a indagar sobre ellos. Encuentró también un librito titulado “Dios ante todo”, de San Juan de Dios, un santo del siglo XVI. 

En esas fechas realizó el Camino de Santiago, y halló signos de Dios, pero también signos de cosas siniestras. “Me encontré con personas, que no sé si siquiera cómo definirlos. Eran personas con caminos oscuros. Me encontré con un alquimista, que trabajaba en el mundo de la alquimia y en el mundo del chamanismo. Me hablaron del Camino pagano, que hacen algunos por temas ancestrales, como es el tema de los druidas”. 

Y, sin embargo, caminando sentía "que había una Presencia que me acompañaba en mi vida, que me ayudaba cuando yo lo necesitaba, que era acompañada, ayudada, y protegida”. 

El reiki y la invocación de espíritus 
La invitaron a participar en un curso de reiki, una técnica Nueva Era que promete sanar con las manos haciendo fluir una misteriosa energía curadora (que ningún instrumento puede detectar ni medir. “Me parecía interesante poder sanar con las manos, yo no le veía ninguna malicia”, dice Milagros.

El primer curso de reiki ya fue para Milagros “como una desestructuración absoluta a nivel psicológico”. “Fue abrir una puerta, que me llevó a un contacto con lo sobrenatural que me desequilibró absolutamente, con lo sobrenatural malo. A través de la invocación a figuras geométricas y de entidades energéticas, te abren el canal. Te inician en la apertura de esa capacidad, al entrar en contacto con una entidad que llaman la energía reiki”.

“Lo sorprendente de todos estos caminos es que, de verdad tú sientes que transmites energía y que está pasando algo dentro de ti. Y la persona a la que se lo transmites, siente que le está llegando. Nota un calor, una sanación, algo que está sucediendo”.

Pero lo que invocas y acudes, ¿es una energía o es una inteligencia, es decir, un ser espiritual? Para Milagros es algo evidente: “Te dan figuras geométricas a las que tú estás invocando con palabras. Hoy sé que son entidades del lado del Maligno. Evidentemente no tiene nada que ver con Dios”.

Y ocurrían cosas, que ella atribuye a la acción de esos espíritus: imágenes mentales, obsesiones, perturbaciones y opresiones en las personas que los han convocado y en los lugares donde lo han hecho y donde viven. Milagros también lo experimentó: “Empezaba a tener visiones y a ser testigo en mi casa de fenómenos muy difíciles de explicar. Cosas que te hacen preguntarte si no te estás volviendo literalmente loco. Sucedían episodios poltergeist [objetos que se mueven en casa], empezaba a tener visiones de entidades. Me preguntaba: “¿Qué está pasando?”. Yo, ni siquiera, me atrevía a contárselo a nadie, pensando que me estaba volviendo loca”.

Un extraño impulso en Lerma: entrar a rezar a la iglesia
Un día, conduciendo hacia Navarra para acudir a un curso de chamanismo, paró en la ciudad burgalesa de Lerma y sintió un impulso: entrar en una iglesia que estaba allí abierta. Ella ahora leía algo de los Evangelios y, a veces, pedía ayuda a Dios. De rodillas, en la iglesia, rezó. "Dios, dame una señal, dime qué hago aquí".

En ese momento, de entre unas monjas vestidas de blanco que habían salido -las dominicas de Lerma- una hermana se levantó y le dijo: "Ven". La religiosa confirmaría después que había sentido una voz interna que decía ´Llámala´".

Milagros se olvidó del curso en Navarra y se quedó con las monjas 5 días. Era la primera vez que tenía una experiencia de oración en un convento. Ellas se dieron cuenta de que estaba metida en el mundo de la Nueva Era, y le advirtieron de sus peligros. Allí tiró cinco o seis libros. Ellas le ofrecieron ir a la asamblea de la Renovación Carismática que se estaba celebrando ese fin de semana pero ella no fue, revela Milagros: “No fui porque me costaba ser obediente. Y me costaba también saber hasta dónde llegar en la confianza. Me encontraba mal personalmente, muy cerca de tocar la locura”.

Nuevo alejamiento en Marruecos y un Curso de Milagros
Tras esta experiencia de acercamiento a la Iglesia, vinieron unos años de alejamiento. Primero, una operación de quirófano, y después, un año trabajando en Marruecos, a donde se llevó sus libros esotéricos. Empezó a buscar a Jesús en El Corán, y también en el libro esotérico "Un Curso de Milagros". Invitada en una casa musulmana en Marruecos vio una imagen de la Virgen María. Todo parecía compatible. Pero en los musulmanes veía "rigidez y tensión, veía que faltaba el Dios de Amor.”


Cinco años más, atrapada en una secta de Curso de Milagros
De vuelta a España, Milagros empezó a trabajar, profesionalmente, en un centro de reiki. Allí conoció a un maestro del Curso de Milagros, que cuidaba muho su aspecto para parecerse a Jesús. El Curso y su gurú la atraparon durante 5 años.

Su doctrina era gnosticismo:lo corporal es ilusión, la mente tiene el verdadero poder, con tu mente puedes lograr crear prosperidad, salud... y si no lo haces, es culpa tuya. 

El Curso de Milagros, como el reiki también, y como muchas sectas antes, se apropia de Jesús. Su autora, Helen Schucman, afirmaba que Jesús le dictaba sus enseñanzas, llenas de belleza y de sabiduría, que oía su voz y las ponía por escrito. El Curso usa más de 50 citas de la Biblia, junto con mil explicaciones psicológicas y psicoterapéuticas para cualquier cosa. Habla del autoconocimiento de nuestro propio ego, de la sombra dentro de nosotros, de la necesidad de bajar a la sombra, de una kénosis, de un descendimiento... 

Milagros estaba enganchada, y además le ofrecieron ser maestra del Curso de Milagros, algo que la halagaba. “Vendí mi casa, dejé mi familia  y me fui a vivir con ellos. Se creó un vínculo muy fuerte. Creía vivir las enseñanzas del Curso de Milagros, con el interés de difundirlas”. Creía seguir a Jesús, a su manera, y creía ayudar a otras personas. 

“¿Cómo salí de allí? Cuando empecé a ver cosas muy extrañas en el maestro”. Eran cosas inquietantes y quiso conversarlas con él. A estas alturas, ella había empezado a retomar la relación con la Virgen. “Yo creía seguir a Cristo fuera de la Iglesia. Pero me di cuenta de que donde no está la Virgen María, el demonio se cuela con mucha facilidad”. Para hablar con el gurú, antes pidió ayuda  ala Virgen María. Tras cinco horas de conversación con su maestro, rebatiéndole sus principios, éste la expulsó de aquella comunidad Nueva Era, que pronto se disolvió. Milagros confiesa: “Aquel día sentí una fuerza que no venía de mí”.

Un Padrenuestro, y un respuesta de Dios
"Volví a casa como el hijo pródigo, totalmente abatida y enferma. Estuve diez días en cama. En un momento, me encontré a mí misma rezando el Padre Nuestro, en la cama. Hacía mucho tiempo que no rezaba el Padre Nuestro. Me levanté, me puse de rodillas en mi habitación y le pedí ayuda a Jesús, porque siempre creí seguirle, siempre creí haber hecho todo esto por su amor, por seguirle a Él”.

En ese mismo momento llamaron a la puerta invitando a la familia a unas catequesis para jóvenes y adultos organizadas por el Camino Neocatecumenal. “Cuando vi: ´Iglesia católica´, no me lo podía creer". Dios parecía haber respondido a su llamada. 

Pero en el Curso de Milagros la habían adoctrinado contra la Iglesia Católica. Por eso no fue a esa primera sesión de las catequesis. Gracias a su hermano, que sí fue, Milagros se animó a acudir a ellas. Así empezó a vincularse a la Iglesia. 

El poder de la confesión
Con muchas resistencias, Milagros acudió a una adoración en el Cerro de los Ángeles. Allí se confesó, exponiendo su vida en 45 minutos. Criticaba a la gente de iglesia que conocía. El sacerdote respondió: “Quizás tengas razón, quizás hayas encontrado a personas que no son dignas de su vocación, pero, en vez de juzgarlas, podías rezar por ellas”. 

Fue una enseñanza clave para ella. “Me di cuenta de que la Iglesia es una casa de hermanos, que buscan su santidad, que no son perfectos, ni somos perfectos, pero, que la presencia de Dios está ahí. Y que vamos camino de querer convertirnos cada día. Me di cuenta que al Señor no se le encuentra fuera de la Iglesia Católica y que esto es una casa y, a veces, un hospital de pecadores”.

A través de las catequesis del Camino Neocatecumenal, y con un amor renovado por la Eucaristía y por la Virgen, Milagros encontró por fin la paz y la alegría en la Iglesia: “Quizás ahora no tengo esa felicidad humana que a veces uno anhela, porque en mi vida hay dificultades, hay luchas, no es fácil, pero, siento una alegría muy grande, un acompañamiento muy grande.

La Cruz no aplasta, sino que ayuda
Milagros había estado toda su vida huyendo de la cruz, del sacrificio, del sufrimiento. Ahora por fin, podía experimentar que en la cruz no estaba sola, que en ella estaba siempre Jesús, que no la aplastaba: “Nunca pude caminar por los caminos de la cruz. Yo siempre huía de la cruz. Ha sido por lo que el demonio me ha atrapado siempre, porque no me atrevía afrontar la cruz. Y ahora el Señor me dice: ´No importa el dolor, atraviésalo conmigo. No importa la cruz, no importa no ser comprendida, no importa. Estoy ahí contigo más que nunca´. 

Había pasado toda su vida queriendo ser fuerte, para ser así independiente, y no necesitar de nadie. Esta es la lógica profunda de la Nueva Era, el cultivo egoísta del yo. En cambio, en el cristianismo, lo liberador es el olvido de uno mismo y del propio ego, para entregarse y amar y encontrar al Totalmente Otro, al Dios Amor. “Yo nunca quería mostrarme débil. Yo siempre quería estar fuerte. Y ahora Dios me dice: ´Te quiero débil, no pasa nada, abájate´. ¡Me está enseñando tanto!”, explica Milagros. 

Dios vivo presente en el Misterio de la Eucaristía por amor
Hoy vive con alegría la presencia de Dios en la misa. “¿Dónde está mi felicidad? ¿Dónde le he encontrado? En la Eucaristía diaria. Cuántas veces negué su presencia y, hoy en día, es mi sostén, es mi fuerza, es una gracia enorme, para mí, ahora, la Eucaristía. Cristo está en la Eucaristía, Cristo nos levanta en la Eucaristía, Cristo está realmente presente en la Eucaristía”.

El Rosario es su arma. Le permite combatir al Maligno en su vida. La Santísima Virgen es llamada y se hace presente a través de él. Así lo testimonia Milagros: “La Virgen María agarraba este rosario porque es el verdadero combate contra el Maligno. Me limpia mentalmente, me ordena, me dice cada día dónde no tenemos que estar y lo que hay que hacer.” 

Así compartió su testimonio Milagros Martín en el Asalto al Cielo, en Colmenar del Arroyo, el sábado 1 de octubre, en su mensual Vigilia de testimonio, adoración y alabanza, Asalto al Cielo. Asalto al Cielo es una iniciativa misionera del P. Álvaro Cárdenas, párroco de la Parroquia de Colmenar del Arroyo, de la diócesis de Getafe, en la Sierra Oeste de Madrid. El centro de esta vigilia es Jesucristo vivo en la Eucaristía, y el fin de ella el encuentro con Él en la adoración y en la celebración eucarística. (Para cualquier pregunta o información sobre el encuentro: asalto.al.cielo.colmenar@gmail.com )

Fuente: Religión en libertad